miércoles, 10 de febrero de 2010

Twilight Zone: The Movie

(Dimensión Desconocida: La Película)
Dirigida por John Landis, Steven Spielberg, Joe Dante y George Miller
Escrita por John Landis, George Clayton Johnson, Richard Matheson y Jerome Bixby
Con Dan Aykroyd, Vic Morrow, Scatman Crothers, Kathleen Quinlan y John Lithgow
Música de Jerry Goldsmith
Warner Brothers
Estados Unidos, 1983
101 minutos

"You unlock this door with the key of imagination.
Beyond it is another dimension.
A dimension of sound. A dimension of sight. A dimension of mind.
You're moving into a land of both shadow and substance, of things and ideas.
You've just crossed over into... the Twilight Zone!"

turururuturururu... Si hablamos de series de televisión vintage de culto, si discutimos programaciones de media noche con temáticas de terror, misterio y lo anormal, tenemos tres referentes principales: The Outer Limits, Alfred Hitchcock Presents y The Twilight Zone. Estas tres series forjaron un arquetipo muchas veces imitado, pero pocas veces igualado; y sirvieron, de una u otra manera, como inspiración para muchos de los grandes directores modernos de terror. No es de extrañar entonces que bajo la producción de Steven Spielberg, él mismo, John Landis, Joe Dante y George Miller se hayan dado a la tarea de llevar The Twilight Zone a la pantalla grande, de homenajearla, de rendirle el culto que por derecho le corresponde.

Esta producción de 1983, como mencioné anteriormente, es un homenaje al original en toda la extensión de la palabra. Twilight Zone: The Movie se divide en cuatro segmentos que son, básicamente, referenciales a o re-makes de episodios originales de la serie; cada uno a cargo de uno de los directores citados. Tenemos, además, una introducción y un epílogo auto-referenciantes, así como las indispensables introducciones narradas en cada segmento (el narrador en esta película es Burgess Meredith, nombre frecuente en la serie original). Y bien, sin duda hay grandes nombres, nombres pesados, aquí. La película definitivamente está hecha con la calidad que tales implican, sin embargo, Twilight Zone: The Movie vale la pena exclusivamente por dos de los segmentos; el de Joe Dante y el de George Miller. Pero bueno, estimados lectores de ¡Susto! y Aparte, sin más, adentrémonos en la dimensión desconocida.

La película abre con un autoestopista (Dan Aykroyd) y el conductor escuchando a Creedence Clearwater Revival en una carretera obscura. La cinta se estropea y entonces los dos se ven forzados a entablar una conversación para pasar el tiempo. El conductor propone tararear temas de series de televisión y el pasajero las tiene que adivinar, y que creen, tararea el tema de The Twilight Zone. Discutiendo acerca de la serie, los episodios y más cosas relacionadas, John Landis nos entrega un climax, si bien predecible, digno de la introducción al corpus de la película.

Pasamos al primer segmento (basado ligeramente en los episodios "A Quality of Mercy" y "Deaths-Head Revisited"), dirigido también por John Landis. En este, un racista intolerante (Vic Morrow), amargado por no haber obtenido una promoción laboral que le dieron a un judío, y abiertamente en contra de la presencia de negros y orientales en su natal E.U., recibe una sopa de su propio chocolate: inexplicablemente, al salir de un bar, comienza a viajar por el tiempo. Primero es transportado a la Francia ocupada por los Nazis, donde es percibido como un judío, y tendrá que correr para sobrevivir. Lo mismo será cuando viaje al Estados Unidos rural de los 50's, donde el Klu Klux Klan parece estar convencido de que nuestro desafortunado protagonista es un negro que merece morir, y finalmente en Vietnam, donde los soldados estadounidenses no pretenden menos que darle un buen baño de plomo... por ser vietnamita, desde luego. La verdad, amigos míos, es que este segmento no tiene nada de particular ni destacado (es bastante malo, de hecho, quién sabe qué le pasó a John Landis) de no ser por la desafortunada historia que le acompaña. Durante la filmación de la secuencia de Vietnam, un accidente en un helicóptero usado en el set cobró la vida de Vic Morrow y dos niños vietnamitas, lo que le costó una seria bronca legal a Landis y el equipo de producción. Pero bueno, para pasar al siguiente segmento, repito: el primero flojo, muy flojo.

En el segundo, en manos de Steven Spielberg (remake del episodio "Kick The Can"), un viejito de muy-conveniente-nombre Mr. Bloom (Scatman Crothers), llega a un asilo de ancianos donde la mayoría de los huéspedes ha perdido todo interés en la vida. Pero el buen Bloom tiene un as bajo la manga que le permitirá a sus cohabitantes recordar, o más bien recuperar la vitalidad de la niñez, simplemente jugando a patear el bote. Y bueno, aunque castear a Scatman Crothers fue una excelente decisión (algunos podrán recordarlo como Dick Halloran en The Shining de Stanley Kubrick), este segmento es el más flojo de toda la película, el más aburrido, completamente prescindible. Es curioso, de hecho, como los dos pesos pesados de esta película (Joe Dante y George Miller eran prácticamente desconocidos en esos entonces) son los que fallan en dotar a Twilight Zone: The Movie de garra e interés, mientras que los otros dos se lucen como los cánones indican, lo que me lleva a...

...el tercer segmento de la película (más o menos basado en el episodio "It's a Good Life"). En este, Joe Dante nos entrega la historia de un niño, el pequeño Anthony (Jeremy Licht), al que una maestra de escuela, Helen (Kathleen Quinlan) accidentalmente derriba de su bicicleta. Para compensarlo lo lleva a su casa, donde la "familia" de Anthony, para complacerle, la invita a cenar por la simpatía que le ha ocasionado al pequeño. Helen y el espectador notan, no sin una buena dósis de humor negro y excentricidades, el miedo terrible que sus "familiares" le tienen a Anthony... y descubriremos el terrible secreto que guarda: puede hacer realidad cualquier cosa que se imagine. Puede convertir su casa en una salida de una caricatura, desaparecer gente, borrarle la boca a alguien... lo que sea. Oh si, qué miedo. Ya ya, pequeño Anthony, ¡lo que tu digas! Este segmento, a mi parecer, es lo mejor de Twilight Zone: The Movie. Qué bárbaro, Joe Dante, aquí se ve claramente la carrera brillante que el futuro le deparaba. Este segmento logra transmitir con toda eficacia el espíritu de la serie, la rareza, el miedo, lo absurdo; además de hacerlo casi chusco, caricaturesco...infantil, algo que hubiera podido salir perfectamente de la mente de un niñito. Los sets usados para este quasi-episodio-televisivo de verdad que no tienen vergüenza. La casa donde viven Anthony y los demás es como la Casa de la Risa de una feria cualquiera, pero filtrada por esa casi imperceptible anormalidad que le da a toda la escenografía cualidades inquietantes, de la dimensión desconocida. Así mismo con el maquillaje y vestuario de los personajes, sin mencionar los maravillosos efectos especiales, el diseño ochenterísimo pero impecable de los monstruos y la inolvidable, perfecta, escena animada. Valiosísimo, este pequeño-gran homenaje de Dante. Continuemos ahora con la otra parte muy digna de mención de esta película.

George Miller nos deleita con un remake del ya más que legendario episodio "Nightmare at 20,000 Feet", basado en la historia del renombrado Richard Matheson. En este, el nerviosísimo pasajero de un vuelo (John Lithgow), aerófobo, sufre de un ataque de pánico cuando el avión entra en una muy fuerte turbulencia. Pero eso no es nada comparado con lo que viene después, pues al asomarse por la ventana, nuestro nervioso amigo jura ver un ser monstruoso, posiblemente un gremlin, destruyendo una turbina del avión. Y después, todos sabemos lo que pasa: el pobre empieza a perder la cordura, nadie cree en lo que dice y prácticamente es arrestado por seguridad de los demás pasajeros. Una historia virtualmente infalible, sí, pero incluso el oro se puede deshacer en manos de los tontos. Afortunadamente este no es el caso de George Miller, quien logra producir una versión muy de disfrutarse y obscura de este pequeño relato ya tan bien guardado en la memoria colectiva. La producción de esta parte a cargo de Miller es buenísima, muy buenos efectos especiales y actuaciones sin duda profesionales. El segmento, como finale, deja un buen sabor de boca, y nos lleva al epílogo, en el que retomamos al conductor con su autoestopista, quienes se encargan de cerrar la película definitivamente.

Y aquí terminamos hoy, estimados seguidores de ¡Susto! y Aparte. Para los que les dio flojera leer todo el post, resumiré diciendo que la película hoy reseñada, Twilight Zone: The Movie, vale la pena exclusivamente por los segmentos dirigidos por Joe Dante y George Miller, y sin duda aquellos que gusten de la serie de TV los van a disfrutar muchísimo. Sin embargo, como hay otros dos segmentos medio malos y prescindibles, esta producción de 1983 se va hoy con 3.5 desconocidos diablos:

4 comentarios:

Tamm dijo...

(Esta de algúna manera es una nota mental)El martes pasado tuve la oportunidad de ver un episodio (Bridal Suite) de la serie de Ridley y Tony Scott "The Hunger", debo decir que me gustó sobretodo porque no terminaba de entender si lo que veia era soft porn o una leyenda de terror..y la mezcla me pareció muy interesante. También reseñará series? Espero que sí y ojalá esta serie este presente.

Dr. Acula dijo...

Bueno, habría que comentar que la serie fue un spin-off de la película del mismo nombre de Tony Scott (una de mis favoritas ever), y en ella Tony solo dirigió dos capítulos, y Ridley no tuvo nada que ver. Reseñaré la película eventualmente, de verdad LA AMO.

Y si, también reseñaré series.

Dr. Acula dijo...

El erotismo de The Hunger, la película, te va a fascinar.

luisnovaresio dijo...

Hola queria saber si en el guion original, como se supone que iba a terminar la primera historia, la de john landis por el accidente del helicoptero. Si me lo pueden decir gracias